Lola

 

Lola

Mónica de Vilanova i la Geltrú, me llamo hace un tiempo muy preocupada porque había adoptado un perro mestizo de raza Grifón y Mastín de unos 8 meses que ladraba a todo, tiraba de la correa y en general su comportamiento era muy malo. Ella hacía su máximo esfuerzo en educarla y corregir las malas conductas, incluso se vio obligada pasear con dos correas y collares a la vez; toda una estrategia para controlar de alguna forma el “caballo” desbocado.  De otra parte, en casa, Lola vivía también con dos personas mayores sordomudas y cuando se ponía nerviosa les saltaba y mordisqueaba. Empezamos las clases para mejorar su conducta y finalmente, Lola con buenas rutinas y adiestramiento canino basado en señales, paseaba tranquilamente y tenía un comportamiento educado y sereno. Lola es una perra maravillosa y Mónica una propietaria ejemplar; no es fácil educar a un perro adoptado tan grande y con esos problemas de educación canina, pero con esfuerzo y buenas indicaciones muchos perros pueden mejorar, aunque se trate de un problema tan difícil como este.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR